CONSTRUYE TU LEYENDA 
Diseña una vida LEGENDARIA a tu medida 

MANIFIESTO:

Una breve introducción 


¡Hola! Mi nombre es Javi Viteri. 

Nací en la capital del Ecuador, la carita de Dios, mi hermosa ciudad de Quito.

Seguramente estás aquí porque quieres conocer algo más sobre el rostro detrás de Construye tu Leyenda.

Y haces muy bien.

Nada genera más confianza que saber, al menos lo básico, sobre otra persona.

Y no, no pretendo contar mi historia como si fuera una reseña de una página para encontrar pareja, donde solo se ven las virtudes y los casos de éxito.

Porque el camino que he recorrido ha tenido varios e importantes éxitos, pero todos ellos han sido construidos a base de muchos más fracasos.

Así que en lugar de contarte un cuento del chico que un iluminado día encontró su rumbo por la vida y en base a esto construyó un negocio exitoso, quiero que leas la información que en mi opinión te puede ayudar a conocerme mejor y a tomar una decisión sobre si puedo ayudarte en algún campo de tu vida por el que yo ya haya transitado.

Empecemos.
Los orígenes que inspiraron Construye tu Leyenda
Era el año 2016. 

Había terminado mi carrera universitaria y llevaba ya un par de años ejerciendo la profesión para la que me había formado.

Tenia un trabajo estable y con un nivel de ingresos que, aunque no me haría millonario, me permitía vivir cómodo e incluso darme mis lujos.

Ya con mi título profesional en mano, consolidaba lo que a toda luz sería una increíble y brillante carrera profesional.

Ya sabes, de esas donde entregas 40 años de tu vida a cambio de un sueldo mensual que te permite ser un miembro productivo de la sociedad.

En compensación, tienes 2 semanas de vacaciones al año y la sensación de seguridad para endeudarte en una hipoteca y los demás “activos” que desde niños nos enseñan que debemos adquirir.

De una manera tan gradual y progresiva, un sentimiento de tristeza y una sensación de claustrofobia invadía mi corazón.


Un poco de mi historia
Una vida a mi medida
Como parte de la población económicamente activa desde mis 14 años, tuve la oportunidad de aprender a ganar dinero y aportar a una organización desde muy joven. 

Gracias a esto, una vez con mi título profesional en la espalda, fue cuestión de meses para acceder a cargos de dirección y jefatura dentro de mi campo laboral.

Sueldos mucho más altos que el promedio, prestigio y jerarquía en las organizaciones, una oficina para mi a la que iba cada día de traje, reuniones con directivos y altos mandos, jornadas de trabajo de 12 horas… ya sabes, lo que en la universidad te venden como la idea del éxito definitivo.

Sin embargo, sentía que el costo que había pagado por esa vida era muy caro: me costó mi libertad.

No se tu, pero a mi me parece muy triste que un adulto le deba pedir permiso a otro para hacerse atender por un médico, para ir a los eventos de sus hijos, para tomarse una hora libre en un día difícil o hasta muchas veces para ir al baño.
Buscando un nuevo camino 
Sabía que existía un camino distinto. Veía como la gente en redes sociales vivía una vida distinta.

Personas que trabajaban desde cualquier lugar del mundo, aportando valor gracias al internet y viviendo una vida a su medida.

Esta imagen de una vida libre me llevó a buscar salidas a mi realidad, y como inexperto en el tema, pagué más de una vez por “formaciones” que me ofrecían lo que yo buscaba: una fuente de ingresos que me permita a mi también ser libre.

Caí vergonzosamente en varias ocasiones en el síndrome del objeto que brilla. Compré promesas y ofertas de riqueza rápida y sin casi esfuerzo de mi parte.

Y estoy seguro que algunas de ellas incluso podían ser grandes oportunidades.

El problema (que descubrí mucho después de no ver resultados en mi caso) era que esos modelos de negocios millonarios no se alineaban de ninguna manera a lo que para mi es el éxito.

Te explico:

Di con ideas de negocio muy rentables y que en su momento y auge fueron increíblemente monetizables. Pero a mi no me hacían feliz.

Si iba a construir una vida alineada a mi sentido de libertad, lo haría mientras me dedicara a algo de lo que no quisiera huir.

No quería solamente hacer crecer mi cuenta bancaria mientras me tomaba mojitos en la playa.

Yo buscaba algo más grande, y en algunos sentidos, más altruista.

Quería generar impacto.

Quería dejar este pedazo de mundo que me tocó al menos un poco mejor.

Quería disfrutar de la vida mientras ayudaba a otros a disfrutarla también.

Y quería hacer todo eso mientras generaba los ingresos suficientes para vivir cómodo y feliz.

Una completa utopía ¿verdad?

En principio si.

Con el nivel de consciencia y con la realidad que conocía hasta ese momento, era imposible.

Probé una vez más en buscar la solución en el increíble y basto mundo del internet.

Y si has llegado a ese punto, donde no sabes muy bien que hacer e incluso te sientes lleno de dudas sobre tu existencia, habrás encontrado, sin miedo a equivocarme, a los consejos y terapias de buscar la respuesta en tu interior, de meditar buscando en ti lo que quieres y necesitas.

Y esto es algo totalmente válido.

Pero a mi entender, tiene un pequeño - gran problema. Y lo descubrí mientras buscaba por la que sentía que era la veinteava vez en mi interior.

Por más que buscaba y buscaba en mi, no podía encontrar algo que ni siquiera sabía que existía.

Verás, las posibilidades para mi en ese momento eran buscar un nuevo empleo, emprender en modelos de negocio que no sentía alineados a mi esencia, o, finalmente resignarme a la idea de que eso de reinventarse y trabajar en algo que los haga felices era solo para algunos afortunados.

Había pasado por alto algo que estaba en mis narices y que no quería ver.

Buscar más allá de lo conocido.

Este gráfico lo explica mejor:

La información que estaba en mi interior era sumamente limitada frente al infinito mundo de oportunidades que desconocía.

Esta bofetada de realidad me abrió los ojos e inmediatamente supe lo que tenía que hacer.

Así que me puse manos a la obra y empecé a buscar e investigar sobre lo que hacían las personas que admiraba y como habían llegado a ser lo que son.

Con esta claridad, volví a invertir en mi formación, pero esta vez con la seguridad de que iba a aprender lo que necesitaba para construir la vida que yo quería.

Me formé con los mejores del mundo en materias que me fascinan, como el desarrollo personal, emprendimiento, mentalidad, coaching y creación de contenido positivo.

Y en toda esa aventura, encontré y reconecté con talentos y habilidades que hoy me permiten presentarme ante ti como alguien capacitado para ayudarte en tu decisión de cambiar y mejorar tu vida.


El gran propósito de Construye tu Leyenda
Quiero que cierres los ojos e imagines por un momento que:
  • Tienes claro tus talentos, tus destrezas y tus habilidades que te permiten decidir sobre tu vida profesional aportando valor a otros.
  • Sabes el camino que quieres seguir, y lo vas a crear adaptándolo a tu vida soñada. Nunca más adaptarás tu vida al trabajo.
  • Encuentras el motor que mueve tu realidad laboral, y aunque sabes que habrá días y momentos difíciles, los afrontas con optimismo porque sabes que valen la pena.
  • ​Estás en capacidad de reinventarte a ti mismo las veces que sean necesarias a lo largo de tu vida.
  • ​Cuentas con un plan de acción y estrategias claras para implementar en este estimulante proceso de cambio.
En pocas palabras, imagina que cada mañana despiertas con la seguridad y paz que da el vivir una vida que tu has elegido y construido.

A través de este proyecto, quiero acompañarte a construir tu propia historia legendaria.

Una que tú, y nadie más que tú, haya decidido.
A quien está dirigido Construye tu Leyenda

A personas que no son felices con su trabajo actual, personas que buscan una reinvención en su vida, estudiantes de ultimo año de secundaria, estudiantes universitarios que no están cómodos en su carrera.

A toda persona en búsqueda de reconectar o redefinir sus intereses cuando sienten que lo que han elegido hasta ahora ya no los hace felices.

A quien busque con responsabilidad un cambio de rumbo en su vida.
¿Trabajamos juntos?
Si quieres mayor información sobre como podemos servirte, dale clic aquí y revisa la oferta disponible en este momento.

Si buscas un tipo de servicio distinto a lo que encuentras en la página, rellena el formulario de contacto y cuéntanos cual es tu necesidad para agendar una mini charla y explorar tus opciones.

Te reto a hacer de tu vida una obra de arte, te reto a subir de nivel, a ser recordado por como tu paso por este mundo lo dejó mejor

Javi Viteri

¿Quieres empezar tu reinvención hoy mismo?
Llévate GRATIS tu abecedario de reinvención personal y aplícalo ya para empezar a cambiar tu vida
©2021 construyetuleyenda.com




Las imágenes se han obtenido de pexel.com y los iconos de flaticons.com